El desapalancamiento privado toca a su fin

El stock de crédito a empresas y hogares se acerca al óptimo

Compartir