Los administradores de empresas se pueden deducir las cotizaciones en el IRPF

Incluso si el cargo no es remunerado, las cuotas son desgravables

Compartir