El arte de estar por encima de los mercados o doblegarse a su dominio

Los mercados tienen nombres y apellidos

Compartir