La disrupción tecnológica se cocina con pragamatismo

No se renuncia al cambio pero se apuesta por crecer en mercados conocidos

Compartir