La familia Carulla, un imperio enplena transformación

Los propietarios de Gallina Blanca apuestan por focalizarse en la alimentación

Compartir