El BCE alerta del impuesto a la banca: puede falsear la competencia y debería trasladarse al cliente

El supervisor bancario europeo emite su dictamen (no vinculante) sobre el gravamen a la banca diseñado por el Gobierno

Compartir

El Banco Central Europeo (BCE) se opone al impuesto a la banca. El supervisor bancario ha emitido hoy su veredicto sobre el nuevo gravamen temporal que el Gobierno prevé aprobar a finales de año y con el que  pretende recaudar 3.000 millones de euros entre los años 2022 y 2023.  En ese sentido, el BCE, alerta de que el nuevo tributo pone en riesgo la concesión de crédito,  podría distorsionar la competencia  y además señala que los bancos deberían trasladarlo a los clientes.