El horizonte 2030 exige acelerar el ritmo de reducción de emisiones al sector químico

Las plantas de Tarragona entran en un periodo de siete años críticos para su competitividad en relación a los compromisos europeos para disminuir la huella de carbono

Compartir