El mal ejemplo de la reforma laboral para la de las pensiones y el salario mínimo

El SMI no precisa necesariamente del apoyo político

Compartir