Escrivá afirma que al 30% de los trabajadores no les favorece el actual método de cálculo

Recuerda que el cambio en el cómputo lleva sobre la mesa un año

Compartir