La caída salarial permite seguir ganando competitividad frente al exterior

La moderación de los sueldos compensa la apreciación del euro y la mayor inflación española

Compartir