La entrada en vigor del registro de jornada despierta inquietud en las empresas

Las compañías tienen la obligación desde el 12 de mayo de tener un control 'fehaciente' de las horas que trabajan sus empleados, con pena de multa de hasta 6.250 euros

Compartir