La luz ahoga a las empresas, que consumen el 60% de la producción energética

Los hogares usan solo el 25% de toda la electricidad

Compartir