Las autopistas catalanas libres de peaje tienen un coste de 100 millones anuales

Las administraciones consideran que la gratuidad de las vias de alta capacidad es insostenible

Compartir