Las empresas pierden rentabilidad y reclaman flexibilidad interna, avales, y moratorias fiscales

Las compañías ajustan sus márgenes por el encarecimiento de los costes productivos

Compartir