Las energéticas afrontan un recargo fiscal sobre su beneficio de este año

El impuesto entra en vigor en 2023 pero afectará al beneficio de 2022 Sánchez busca “un reparto justo de las cargas sociales y económicas”

Compartir

El Gobierno está diseñando un nuevo tributo que gravará los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas como consecuencia del alza de los precios de la energía. La medida se tramitará a través de una proposición de ley pactada entre PSOE y Unidas Podemos y que se presentará en las próximas semanas, con el objetivo de para que entre en vigor en 2023.