Mientras el petróleo ha bajado un 15%, la caída de los carburantes no llega al 1%

La fuerte carga fiscal de la gasolina y del gasóleo frenan un mayor descenso de los precios

Compartir