Química, muebles y trenes tiran de la actividad industrial de Catalunya

La Generalitat espera que la inversión alcance máximos en este 2018

Compartir