Una tormenta perfecta retrasa la vuelta del PIB a los niveles precrisis

La inflación y los cuellos de botella en la cadena de suministros se eternizan y lastran las previsiones para 2022. El Gobierno se mantiene enrocado en sus previsiones de crecimiento y lo fía todo al efecto de los fondos europeos

Compartir